Inicio > Fantaterror, Homenajes > “Nadie Inquietó Más que el Artesano del Miedo”:Narciso Ibáñez Menta. Entrevista a Leandro D’ Ambrosio y Gustavo Leonel Mendoza que homenajean al actor asturiano con una película documental y un libro.

“Nadie Inquietó Más que el Artesano del Miedo”:Narciso Ibáñez Menta. Entrevista a Leandro D’ Ambrosio y Gustavo Leonel Mendoza que homenajean al actor asturiano con una película documental y un libro.

 Muchos de los “monsters kids” españoles tienen la memoria terrorífica en  la serie Historias para no dormir. Otros la tienen en Mis terrores favoritos. Pero lo que está claro es que mi generación (y la anterior y posiblemente, por diferentes motivos, la siguiente) tienen en su memoria un nombre: Narciso Ibáñez Serrador “Chicho”, nombre que evoca también concursos y dos largometrajes que vistos y vueltos a revisar nos dejan con ganas de saber que hubiera pasado si este hombre se hubiera centrado en el celuloide en vez de haberlo hecho en la tele y en el entretenimiento, que tantísimos gratos recuerdos ha dejado en nuestra memoria y ya, en nuestra vida.

Lo curioso es que, igual que en nuestro cerebro está el nombre del hijo, en Argentina está marcado a fuego con noches de insomnio el de su padre, el gran actor Narciso Ibáñez Menta, personaje que mi generación también conocía y quería,  claro, pero de una forma un poco más accidental que nuestros amigos rioplatenses.

Y así lo han demostrado aquellos niños que se apasionaron con sus programas televisivos en dos homenajes: uno filmado, Nadie inquietó más y otro escrito, El artesano del miedo: Narciso Ibáñez Menta, dos fantásticas muestras del amor y respeto que se tiene del recuerdo del gran actor asturiano. Y precisamente con los autores de estas dos obras, Gustavo Leonel  Mendoza y Leandro D’Ambrosio, director y escritor  respectivamente vamos a recordar a los dos cineastas.

-¿Porque piensas que hay este “revival” sobre la obra de este actor en Argentina y por una generación que sobre todo lo disfrutó en TV?

 Gustavo Leonel:Creo que tiene que ver con la “saudade”, que en portugués se denomina a la “nostalgia feliz”, recordar las obras de Narciso rememoran a una época que no es la actual, donde uno recuerda sólo lo bueno, el estar con la familia junto con los vecinos y familiares, todos reunidos frente al televisor (hoy esto sería imposible, salvo para los mundiales de fútbol), emocionándose y asustándose con Las historias para no dormir,  que hizo mella en los corazones de los latinoamericanos y españoles.

Otra razón, es que Narciso junto con Chicho,  realizaron  cine, teatro y TV,  con un material de alta calidad artística, que aunque tuviera decorados de cartón, su sola presencia justificaba su visión”.

Leandro D’Ambrosio: “el “revival” se produce por un lado porque no hubo otro exponente del terror en Argentina y el público siempre tiene aunque sea un pequeño porcentaje de disfrute por el terror bien hecho. Y Narciso conjugó en su persona la buena actuación, el buen maquillaje y el buen teatro. Por otra lado este revival se produce porque hoy por hoy en la televisión argentina escasea el teatro bien hecho, hay mucho programa de entretenimientos, periodismo y desnudismo y poca tele de calidad, por eso los televidentes sienten nostalgia por la “vieja” tele. Y Narciso ha sido un gran representante de la gran televisión argentina de otras épocas.”

Pero comencemos por el principio…
 
Narciso Ibáñez Menta nace en Sama de Langreo (Asturias) proveniente de familia de actores, cosa que le marca ya que  a los tres días debuta encima de un escenario de Bilbao haciendo el papel de… bebé. A los tres años, en Granada aprovecha un descuido entre número y número y salta al escenario para hacer una imitación de los actores de la compañía, recibiendo  un gran aplauso, lo que significará el nacimiento de Narcisín, nombre con el que se dará a conocer como actor infantil en España y  Sudamérica, hacia donde pronto parte la familia, debutando Narcisín en Buenos Aires a los 7 años (1919) y continuando una carrera en ascenso que le lleva de vuelta a España y otros escenarios como Cuba, Guatemala, México, Florida y Nueva York, donde permanece tres años y descubre el lenguaje cinematográfico, que le será de gran utilidad a la hora de organizar los grandes montajes escénicos que le darán fama en el teatro y posteriormente en la televisión.

Y es que Narcisín ya había crecido y quería dejar detrás al niño prodigio  que casi llegó a odiar, así que decidió matarlo para que el público lo olvidara y “¿Qué es lo contrario de un niño encantador? :Un monstruo” (Narciso Ibáñez Serrador).

Así que el conocido como Narcisín se dedicó a personificar a los más terribles personajes en sus más fieles caracterizaciones, de tal forma se tomó el arte de la caracterización que incluso durante su estancia en Estados Unidos tuvo la fortuna de encontrarse con el que, aún hoy, sigue siendo el maestro del maquillaje por antonomasia: Lon Chaney, el mismísimo Hombre de las Mil caras.

Y no únicamente eso, el afortunado Narciso Ibáñez Menta pudo ver una representación teatral del Drácula interpretado por Bela Lugosi, adaptación que él mismo representaría muchos años después, en 1978 en España, aunque en esa ocasión se reservó el papel de Van Helsing.

Por si ello pudiera parecer poco motivo de envidia para el “monsters fan” que todos llevamos dentro, hay que recalcar que al prepararse para interpretar en 1942 la adaptación hispana de Arsénico y encaje antiguo  (Arsénic and Old Lace), a nuestro hombre no se le ocurrió otra cosa que escribir a Boris Karloff, actor que interpretó la versión teatral americana (papel posteriormente heredado por… Bela Lugosi) para pedir consejos sobre el personaje. Karloff amablemente le envió una carta de contestación con valiosos comentarios sobre vestuario e interpretación.

Los dos fantasmas: el teatral y el televisivo (Gentileza de Gustavo Leonel)

A caballo entre España y Argentina, es allí donde desarrolla su carrera profesional y personal (se casó tres veces)  haciendo radio, teatro, cine y televisión y desempeñando trabajo de actor, director, técnico, maquillador… todo un artista multidisciplinar.  Teatro inolvidable en el que adaptó los clásicos de nuestro admirado Lon Chaney rememorando también sus maquillajes en  El Fantasma de la Ópera (1934) -aún como Narcisín en el programa de mano- y  El Jorobado de Notre Dame. Además de  El Extraño caso del hombre y la bestia (1933), Manos SuciasMuerte de un viajante  e incluso un abortado Ricardo III que se quedó sin representar tras arduos preparativos. Como el propio Chaney, sería absurdo encasillar a Ibáñez Menta como actor exclusivo de género de terror pero… 

En su primer film, Una luz en la ventana (1942, Manuel Romero) interpreta a un convincente enfermo de agromegalia (como Rondo Hatton, actor que realmente sufría la enfermedad); en Almafuerte (1949, Luis César Amadori) es fantásticamente envejecido y rejuvenecido y en Obras Maestras del Terror (1960, Enrique Carreras)  su hijo Narciso (con su seudónimo de Luis Peñafiel) adapta tres cuentos de Poe que repetirian tanto en la televisión argentina (Obras Maestras del Terror) como en la Española (Historias para no dormir): El Corazón Delator, junto a su hijo Narciso y con otra interpretación memorable; El extraño caso del Sr. Valdemar y El barril de Amontillado. También protagonizó 3 Citas con el destino (1953) , film dirigido por León Klimovsky (su amigo Leo), que más tarde ya en España volvió a dirigirlo. También es destacable la comedia negra Los muchachos de antes no usaban arsénico (1976, José A. Martínez Suárez), su canto de cisne en el cine argentino y seleccionada por el propio Ibáñez Menta cuando se le hizo un homenaje en Gijón.

Elmer Van Hess...El hombre que volvió de la muerte (1969)

Pero si es recordado en Argentina, sin duda es por su labor en televisión con series como la ya mencionada Obras Maestras del Terror, adaptaciones de clásicos  por Luis “Chicho” Peñafiel, que se instala en Buenos Aires; El fantasma de la Ópera en nueve capítulos emitidos en directo que hacía que las calles de Argentina se quedaran desiertas y que, lamentablemente quedará en el recuerdo catódico ya que un inepto reutilizó las cintas donde se grabó. Menta no permitió que se fotografiara su cara (como sucedió con la propaganda original del film de Chaney), aunque afortunadamente se escapó alguna, como se puede ver aquí,  por lo que podemos comprobar que el maquillaje se inspiró claramente en el de Lon Chaney.

Otras series de las que únicamente queda el recuerdo son: El Muñeco Diabólico, Sátiro, Robot, Otra vez Drácula, El monstruo no ha muerto y sobre todo  El Hombre que volvió de la muerte, de la que únicamente ha sobrevivido algún audio y trailers y en la que lucía, de nuevo, un fantástico maquillaje. Por cierto, en esta serie se utilizaron cadáveres reales y la serie finalizaba con un Ibáñez Menta crucificado.

La única serie que sobrevivió es la posterior (y más floja) El Pulpo Negro (1985), que significó el retorno de Ibáñez Menta a la televisión argentina, serie en la que no tuvo la misma libertad de antaño ni apoyo en la parte técnica. Como curiosidad cabe destacar que, a pesar de todo, la serie tuvo tanto éxito que incluso había merchandising en forma de, naturalmente, un pulpo negro.

 Pero tal y como he dicho la obra de “los Narcisos” se reparte entre dos paises. En 1963 Ibañez Menta vuelve a España y junto a su hijo repiten parte de lo experimentado en Argentina, esta vez en una televisión todavía en pañales que recibió estas series con gran entusiasmo: Mañana puede ser verdad (adaptando relatos de ciencia-ficción de autores de la talla de Bradbury o Matheson) y sobre todo la inolvidable Historias para no dormir, en la que repiten la fórmula de adaptar clásicos de terror, mayoritariamente de Poe, junto a historias originales de Luis Peñafiel (por enésima vez: el propio Chicho). En algunos episodios hay tal precariedad de medios que por arte de magia se convierten en virtudes, solo hay que ver El Asfalto, toda a base de burdos decorados y siempre genial.

Afortunadamente varios de estos episodios han sobrevivido y 25 de ellos pueden ser revisitados en el magnífico pack editado por Vellavision, que también tuvo a bien editar Nadie inquietó más, dos obras más que obligadas en la estantería de cualquier aficionado serio.

También en España, Ibañez Menta interpreta una buena serie de films junto a su amigo “Leo” Klimovsky (La Saga de los Drácula, 1972; Odio mi cuerpo, 1973 y  3 Días de noviembre, 1976), con Sebastián D’Arbó ( Viaje al más allá, 1980;El ser, 1982 y Más allá de la muerte, 1986), además de rodar junto a Paul Naschy El Retorno del Hombre Lobo (1981, Jacinto Molina), entre muchos otros papeles  no únicamente terroríficos.

En cuanto a Narciso Ibáñez Serrador nos cede, además de innumerables programas de televisión, entre los que brillan con luz propia (por distinto motivos), las ya mencionadas Historias para no dormir, otros como Historias de la frivolidad y el concurso 1,2, 3 Responda otra vez que dieron color a nuestra gris niñez en blanco y negro de la España franquista que, afortunadamente comenzaba a agonizar. También fue memorable el espacio  Mis terrores favoritos, que se trataba de una selección de películas de terror que contaban con una presentación jocosa

1,2,3 Chicho con Kiko Ledgard y Valentín Tornos (Don Cicuta)

de Chicho, y que merece el recuerdo porque muchos no pudimos conciliar el sueño tras el pase de  No Profanar el Sueño de los Muertos (1974) la magnífica zombie movie de Jorge Grau que aún hoy sigue en el pedestal de las favoritas de muchos (entre los que me incluyo) y que fue la comidilla de todas las conversaciones al día siguiente en el recreo del colegio.

También tenemos el legado de sus  dos sorprendentes films: La Residencia (1969) y ¿Quien puede matar a un niño? (1976)  y  dos obras de teatro que cosecharon un gran éxito El Agujerito y Aprobado en Inocencia (adaptación post censura del título original, Aprobado en Castidad).  

Ibañez Menta e Ibañez Serrador, una gran saga que permanecerá en nuestra memoria y en la de nuestros vecinos argentinos por distintos, pero a la vez idénticos motivos: como  historia viva de la televisión, del teatro y del cine, en definitiva del arte.

Narciso Ibáñez Menta fallece en 2004,  y dos años antes  su hijo cede a su padre, emocionado, el galardón que le habían entregado a toda su carrera.

Foto de Chicho realizada en Barcelona y dedicada por los dos: Narciso "El histrión" Ibañez y Luis "El escriba" Peñafiel

Y ahora una pequeña entrevista conjunta a Gustavo Leonel Mendoza (Director del documental Nadie Inquietó Más) y Leandro D’ Ambrosio (co-escritor junto a Gillespie del libro El Artesano del miedo: Narciso Ibáñez Menta)

Primer recuerdo de Narciso Ibáñez Menta.

Gustavo Leonel y Narciso Ibañez Menta en 1997.

 Gustavo Leonel: Fue televisivo. Era el año 1983 y con 13 años (ahora tengo 40), miraba el programa argentino “Kenia Sharp Club”, donde exhibían películas y programas de TV de gran calidad. Justamente conocí a Narciso en una Historia para no dormir de Chicho Ibáñez Serrador. Era justamente “Freddy”, donde un ventrílocuo tenía problemas en mantener sus relaciones amorosas, porque entre ellos, había alguien misterioso, que se encargaba de asesinarlas. El sospechoso era Narciso, irreconocible como siempre, esta vez con una melena y una actuación muy singular, porque hacía de viejo verde y lujurioso. Compartía habitación con el ventrílocuo y  tenía celos del primero, porque era un gran seductor con las mujeres del show. Ese artista, escondía un secreto mortal…

 Esa n0che no pude dormir, el recuerdo del enano (que era el hermano asesino que se hacía pasar por muñeco del ventrílocuo), con el cráneo roto y supurando masa cerebral y sangre, causado por el disparo  vengador de su propio pariente…

 Leandro: El primer recuerdo que tengo de Narciso es de una publicidad televisiva que realizó cuando yo era pequeño. Se trataba de unos purificadores de aire para la cocina marca Spar, en la que Narciso en el audio introductor instaba a que estos aparatos alejaban a los fantasmas de los olores que producen las comidas que uno realiza. Él ,como siempre, trataba con su relato de darle un aire diferente a la narración. Esta publicidad data del año 1981, tenía escasos tres años.

 ¿Conociste a Ibáñez Menta o Ibañez Serrador?

 Gustavo Leonel: A Narciso Ibáñez Menta lo conocí en un cine. Era en el Festival Internacional de cine de Mar del Plata (Balneario de Buenos Aires), donde se proyectaba “La bestia debe morir” (Claude Lelouch hizo una con la misma historia).

Compartí a escasos metros la butaca con el maestro del terror. Luego hablamos en el hall del hotel en que se hospedaba, lo volví a entrevistar y le saqué varios temas que me interesaban.

 Me contó que conoció a Bela Lugosi (en teatro haciendo “Drácula”); que seguía con ímpetu para seguir produciendo, tenía 85 años en ese momento; que se llegó a cartear con Boris Karloff para una obra de teatro, Arsénico y encaje antiguo; su breve encuentro con Lon Chaney en Coney Island; que trabajó con Christopher Lee (“Un hombre muy alto…”) y que el género de gore de tripas y sangre, ¡le asqueaba! JAJA

 
 
 
 

Gustavo Leonel con Narciso Ibañez Serrador, durante el rodaje de Nadie Inquietó Más.

Leandro: Por desgracia no he conocido a ninguno de ellos. Con Chicho Serrador ha intercambiado unos mail mi socio en este libro, el músico Gillespi, pero hace varios años atrás. Imagino que Chicho no esta al corriente de que este libro ha sido editado, sí la esposa de Narciso, a la que le han hablado de él por medio de unos conocidos

¿Que hallazgo te ha sorprendido en tu investigación?

Gustavo Leonel: Encontrar, por intermedio de coleccionistas, fragmentos visuales de la serie televisiva El hombre que volvió de la muerte, que es nuestro London after Midnight, es el programa fantástico y de terror más querido y más buscado de la Argentina.  Una vez  un entrevistado, Darío Billani, investigador de esta serie, le dijo un misterioso comprador que lo tenía completo, que pedía 10.000 dólares. Luego fue toda una farsa…

Hubo gente que comentaba que se cortaría una pierna por verlo. Y sólo se encontró una pequeñísima fracción (2 minutos aprox.), fue gracias a Ezequiel Pastor (hijo del actor Pastor Serrador y  sobrino de Ibáñez Menta), contaba que un día, su jefe de Canal 9, (Alejandro Romay), lo manda a buscar viejas  latas de programas televisivos, como un arqueólogo moderno Pastor encuentra entre medio de la basura de cintas de TV, una lata de esta serie,  con recortes de colas publicitarias de varios programas de Narciso, le pregunta si se lo puede quedar y allí lo pasa a un formato posible de ver actualmente. Para el caso del sonido, dos de mis entrevistados, Graciela Restelli y Emilio Ruggiero, grabaron con un micrófono de cinta abierta, directo al televisor,  y así se rescató 2 horas de audio, con la música original y lo más interesante, escucharlo a Narciso diciendo:

“Mortensen, tu brazo derecho ha muerto, Mortensen, ahora le toca morir a tu brazo izquierdo, Mortensen, ya no puedes moverte…”

Leandro D'Ambrosio y Gillespi, los dos autores con su vástago (Gentileza de Leandro)

Leandro: Lo que me ha sorprendido y me sorprende aún más es la gran legión de inagotables fans que tiene el  actor. Se han cumplido 6 años de su fallecimiento y muchos más de sus últimos trabajos con el terror y el público aún lo venera. Eso habla de que ha sido un grande auténtico, un Vincent Price, un Peter Cushing, un exponente inigualable del terror y del buen teatro. Narciso ya es un clásico, como un buen texto de Edgar Allan Poe. Sobre mi investigación me sorprendió que a pesar de que él públicamente desdeñaba el género del terror, lo amaba porque gracias a él había cautivado a tantos espectadores. Y por otro lado tenía un humor muy particular en el que gozaba cuando realmente lograba asustar al público. Era muy común en él caracterizarse y sorprender a los técnicos y actores con sus maquillajes, que eran de alto impacto. Cuando lograba asustar, comprendía que sus caracterizaciones tenían el efecto que él había esperado lograr y eso lo dejaba satisfecho y reconfortante.

¿Que te lleva a rodar la película / Escribir el libro?

Captura de El Pulpo Negro.

Gustavo Leonel: Nadie Inquietó Más tuvo un origen en el documental Terror en el cine argentino (1996), donde  lo entrevisto a Ibáñez Menta, como su mayor exponente.

 El 15 de mayo de 2004, Narciso pasa a la abstracción y abandona el espacio terrenal, me deprimo (el mismo efecto de cuantos se sintieron mal por sus ídolos caídos, como Michael Jackson, Kurt Cobein, etc).

En mi caso ese malestar fue espiritual y mental, duró aproximados unos dos meses, hasta que le digo a un coleccionista y cinéfilo amigo: Narciso se merece un homenaje, hagamos un documental. Desde ese momento, hasta la postproducción de audio en enero del 2009, pasaron 5 años y medio de creación.

Leandro: Lo que me llevó a escribir un libro sobre él fue, por un lado la gran devoción por el género del terror que tengo, y por otro el hecho de querer contar la historia del único representante argentino del mismo. En Argentina siempre fue un género algo devaluado y tomado de forma poco seria, con la excepción de Ibáñez Menta, que supo imprimir miedo del verdadero en los hogares argentinos. Nunca hubo después de él otro exponente tan auténtico de esto.

Cuéntame que has pretendido con tu obra.

Gustavo Leonel: Comenzó por un hecho egoísta, salir de la depresión de mi  duelo por la muerte de Narciso a convertirlo en una película para todos. Sumado a un verdadero fanatismo para hacer un homenaje a su obra. Y otro gran motivo, narrar la historia del pionero del terror en Iberoamérica.  Además de hacer realidad  mi vocación por el cine. Hay una sola vida, y si no hacemos lo que nos gusta, no tiene sentido existir…

 
 
 
 

No, no es Boris Karloff es Ibañez Menta maquillándose para "Arsénico y encaje antiguo".

Leandro:

 Con mi obra lo que pretendido es por un lado darme el gusto de disfrutar contando la historia de este personaje tan interesante. Ha sido un placer investigar su vida. Por otro lado reivindicarlo y sacarlo del olvido. Y como digo en el libro, que todas aquellas generaciones que no han visto sus ciclos, se interesen en su figura y comiencen a explorar en aquellos viejos videos. Su obra es tan rica que siempre aparece algo nuevo para contar que te causa sorpresa.

¿Como ha funcionado?

Gustavo Leonel: Muy bien. Aunque sólo ha sido proyectada en muestras y en festivales cinematográficos. Ha sido pasada aproximadamente más de 30 veces en eventos de Argentina, Brasil, Uruguay, México, Francia y España (Castellón, Toledo, Barcelona y Sitges). Fue como un comodín, porque ha tenido la suerte de ser aceptada en festivales de cine documental y en los que se especializan en nuestro género preferido, el terror y el fantástico (Buenos Aires Rojo Sangre, Fantaspoa, Montevideo Fantástico, Macabro,  Imagen Death de Toledo, Fantcast y el Festival Fantástico de Sitges).

Leandro: El libro creo que en líneas generales ha funcionado bien y ha gustado a la mayoría del público, que esperaba que alguien les cuente la historia de este personaje tan curioso y que con tanto “cariño” adoramos por el miedo que nos ha producido. Sin exagerar te digo que he dejado contento a varias generaciones de argentinos, que ansiaban leer esta historia.

¿Que te parecen los fims de Ibáñez Serrador?

Gustavo Leonel: Me encantaron los primeros dos. La culpa, de “Películas para no dormir”, estuvo muy buena en muchos aspectos, pero creo que falló el guión. Haré un documental sobre el creador del 1, 2, 3, La residencia y ¿Quién puede matar a un niño?, no solamente están entre las mejores del género en el mundo, sino en la cinematografía general y mundial. Las amo. Recuerdo que me contaron cuando estaba en la casa de Chicho, que llama Quentin Tarantino y le pide un afiche de “La residencia”, porque le contaba que era fanático. Un amigo de Chicho tenía uno de más, y se lo pasan. Se lo menciono a Chicho y el dice: “Ah, sí, Tarantino…”

Leandro: El cine de Ibáñez Serrador es maravilloso. Sus dos películas son fantásticas. Uno lamenta que él haya decidido no rodar más y dedicarse a cosas tan comerciales como algunos programas de tv de entretenimientos. Creo igual que sumado a su ciclo Historias para no dormir, podemos hablar de un artesano del miedo bien realizado y auténtico. ¿Quien puede matar a un niño? creo con honestidad que debería estar entre las veinte mejores películas de terror de la historia del cine.

Alguna obra favorita del cine de terror argentino.

Gustavo Leonel: Obras maestras del terror. Con Chicho y Narciso, con tres adaptaciones de Edgar Allan Poe. Es un must!

Foto promocional del lanzamiento americano de Obras Maestras del Terror (Gentileza de Gustavo Leonel)

(Tanta es la pasión que tiene Gustavo  Leonel por este film que nos comunica que para fin de año tendrá preparada una edición especial para su venta en Dvd repleta de extras. Permanezcan en sintonia …)

Leandro: El cine de terror argentino siempre ha sido muy escaso, pero si tuviera que rescatar algunas obras te nombraría: Obras maestras del terror (1959) que es la gran adaptación de Poe que Narciso realizó anticipándose al cine de Roger Corman; La venganza del sexo (1966) de Emilio Vieyra y Habitaciones para turistas, una peli contemporánea de asesinatos en un pueblo, con interesante vuelta de tuerca.

¿Conoces el cine de terror español? Dima algunas de tus preferencias.

Gustavo Leonel: Por supuesto que sí. Soy un verdadero fanático. Aquí en Argentina tenemos un videoclub especializado en género de horror  llamado “Mondo Macabro”, donde con mis amigos, en los 80’s, nos veíamos todo lo de Paul Naschy, Ossorio y años más tarde las de Alex de La Iglesia. Obviamente las de Narciso con Klimovsky y la primera de Sebastián D’Arbó (Viaje al más allá), el resto de las del catalán las vi recientemente.

Gustavo Leonel con Paul Naschy en Sitges.

También asistía a un ciclo de cine de terror, llamado “El Bela Lugosi Club”, donde iba gente muy extraña (jaja), a ver estas películas de sangre, monstruos y tripas, que cada tanto aparecía algún Waldemar Daninsky o un templario con mal genio y con ganas de aplastar cráneos de turistas. JAJA

Prefiero a Chicho en sus dos primeras pelis, las de Alex de La Iglesia, las fantásticas de Jess Franco, Naschy (todo) y lo nuevo con Balagueró, Paco Plaza, Amenábar y muchas casposas y divertidas, como La Matanza Canibal de los Garrulos Lisérgicos, los cortos de Santiago Segura, etc.

España no tiene nada que envidiarle al cine fantástico del resto del mundo. Olé! 

Leandro: Conozco mucho el cine de terror español. Adoro las películas de los templarios de Amando de Ossorio y algunas de Paul Naschy como de Alaric de Marnac, El espanto surge de la tumba. MI preferida es Pánico en el Transiberiano, con nuestro Alberto de Mendoza como un monje al estilo Rasputín, junto a Peter Cushing (mi actor preferido) y Christopher Lee. Al cine español de género lo conocí por la búsqueda en video de todas estas obras. En la tv argentina no se ha dado nunca un peli española de terror y estimo que gran parte del público local, desconoce estas obras. Hay algunas pelis de Jesús Franco que también me gustan, como Miss Muerte. Sobre las nuevas generaciones de cineastas locales, admiro a Jaume Balagueró, un artesano creativo y también a la gran película que es El orfanato.

¿Qué película de terror recuerdas haber visto por primera vez? ¿Cual recuerdas con más cariño y te ha dejado más marca?

Gustavo Leonel: Es un telefilm norteamericano que nunca volví a ver y no recuerdo su título. Se trataba de una película en blanco y negro (o era color, en esa época tenía TV B/N), donde el fantasma de una hermosa, aunque inquietante mujer flota como un espíritu en una ominosa casona. El espíritu vivía dentro de un cuadro. Me morí de miedo!!!! JAJA

Recuerdo Bad Taste, una casposería muy divertida de Peter Jackson; las de la Universal; las de la Hammer; las ochentosas  Fright night, la saga de Viernes 13  y las Masacre en Texas. Todas!!!!

Leandro: La película que recuerdo con más miedo y creo la primera que he visto es en realidad una miniserie. Se trató de La hora del vampiro (Salem’s lot, 1979), conocido en tu país creo Phantasma 2. Los maquillajes de los vampiros golpeando las ventanas me han  parecido siempre  tan fantásticos, que aún me asustan. Junto con The Texas Chainsaw Massacre debe ser lo más rescatable de la obra de Tobe Hooper. Si veo el maquillaje del nosferatu de Reggie Nalder me sigo espantando!

Chicho haciendo un cameo en su film ¿Quien puede matar a un niño?

Algunos de vuestros films favoritos del género de terror.

Gustavo Leonel: La que más miedo me dio de pequeño, fue  El mas allá (L’aldila), de Lucio Fulci. El italiano había filmado el horror verdadero, ese hotel abrumadoramente terrorífico!

Luego vienen las de Darío Argento: Suspiria y Tenebre, pasando por El exorcista, La niebla de Carpenter, El día de la bestia, del actual presidente de cine de España, Pánico en el Transiberiano, Pesadilla en la calle Elm, El aullido del diablo, las brasileras de Mojica Marins y las  bizarras de Emilio Vieyra. Corto aquí, porque la lista sería interminable…

Leandro: Mis films favoritos del género voy a enumerártelos: El resplandor (1980), El exorcista (1973), Don´t look now (1973), Diary of a madman (1963), una gran obra con Vincent Price; Tiburón (1975), Profondo rosso (1975), Que fue de baby Jane (1962), Videodrome (1983), Horror of Dracula (1958), Tales from the crypt (1972), Los otros (2001), Salem’s lot (1979), The omen (1976) y Halloween (1978).

Proyectos

Gustavo Leonel: Estoy en la preproducción de un documental de creación sobre el hombre que tuvo una ciudad con su nombre, Piriápolis, ubicada en Uruguay. El film se llamará Ciudadano Piria, es la historia de un montevideano, hijo de genoveses, que de la nada llega a tener una ciudad totalmente independiente, con ferrocarril, puerto, hoteles de primer nivel, casino, una rambla estilo europeo, etc., además de haber sido el primero en escribir literatura de anticipación, casi como un Julio Verne uruguayo. Y el nombre alusivo a Citizen Kane, es porque tuvo su propia Xanadú, ¡con castillo templario propio! (estamos hablando del principio de siglo),  Manejó su propio periódico, escribió varios libros, ecologista, vitivinicultor, comprador de obras de arte en Europa (se trajo un toro de hierro de tres toneladas, para ubicarlo arriba de un cerro), y supuestamente fue alquimista, entre muchas más singularidades. Aquí su blog: http://ciudadanopiria.blogspot.com/

1, 2, 3, Chicho Ibáñez Serrador: Documental homenaje a Narciso “Chicho” Ibáñez Serrador. El que consiguió el éxito comercial en cine, teatro y televisión en Iberoamérica. Un hombre que porta la genética del arte de la actuación clásica y la narración popular, ya que fue hijo de prestigiosos actores, Pepita Serrador y Narciso Ibáñez Menta.

Foto de rodaje de La Residencia (1969)

Con una niñez complicada por su frágil salud, se recluye en la lectura. Sus compañeros de juego son los clásicos literarios de Edgar Allan Poe y O’ Henry. Y al igual que su padre, fue también un niño prodigio.  “Chicho” muy joven empieza a dirigir obras de teatro, luego en Argentina escribe y dirige populares obras televisivas. Trae el conocimiento de lo aprendido de Sudamérica a  España revolucionando la TV, con programas míticos como el “1, 2, 3, responda otra vez”, (¡con 22 años de éxito!), o las inquietantes Historias para no dormir, con adaptaciones de Poe. Crea títulos de altísima calidad en cine, como La residencia o ¿Quién puede matar a un niño? y La culpa, de “Películas para no dormir”.

Chicho Ibáñez Serrador, un narrador de historias fantásticas que forjó miedos y sonrisas en nuestras curiosas mentes, para asustarnos, emocionarnos y hacernos pensar…

Blog: http://123chichoibaniezserrador.blogspot.com/

Libro publicado a principios de los 70.

Y proyectos de ficción de terror, uno llamado El cotolengo de los monstruos, que será una película de horror  basada en una leyenda urbana argentina de los años 30: Un monje cuida niños monstruosos que no conocen la vida real, el más vil y despiadado de ellos se escapa y genera la muerte por donde va. En escritura de guión.

Un corto de ficción, sobre el descubrimiento de London Alter Midnight en Argentina. En escritura de guión.

Leandro: Si te refieres a otros proyectos te cuento que estoy terminando un libro sobre catch as catch can o lucha libre, en particular sobre un programa legendario de esta especialidad que hubo en la tv argentina por espacio de casi treinta años. Se llamaba “Titanes en el ring” y su líder era un armenio de un gran carisma: Martín Karadagián. Como ves añoro los temas “retro” sobre la tv.

 Y para terminar añade lo que quieras.

Gustavo Leonel: Agradecer a Serendipia Naschy  por esta entrevista. Gente que conoce el género y que al escuchar el apellido del madrileño Jacinto Molina que se convertía en hombre lobo, me traen reminiscencias de melancolía y al mismo tiempo, de nostalgia feliz, con ganas de ver los últimos trabajos cinematográficos post-mortem del querido Naschy, alguien a quién recordaremos con cariño y respeto, que, al igual que con el caso de Narciso Ibáñez Menta, serán recordados y eternos!!!

Leandro: He visto tu blog y me parece muy interesante. Soy súper fan del cine de terror, especialmente del ingles de la Hammer y la Amicus. Con Narciso Ibáñez Menta tengo una gran devoción por ser un actor súper completo, que no solo realizó terror sino que se adecuó a cualquier papel que le tocara realizar. (…)  espero te haya despejado algunas inquietudes. En octubre voy a viajar a España. Voy a estar calculo 3 o 4 dias en Barcelona y una semana en Madrid. Si es posible podríamos conocernos. (…) Te mando un abrazo.

Para conseguir el libro por importación: 

http://www.corregidor.com.ar/contactenos.htm

Por nuestra parte únicamente resta agradecer a Gustavo Leonel y Leandro su colaboración rauda y simpatía. Y es que, a pesar  de la distancia, a todos los niños, sean de donde sean, nos encanta el cine de terror y esa televisión inolvidable que a veces tuvimos que  ver a hurtadillas por las rendijas de la puerta cuando nos enviaron a la cama.

Y ahora os dejamos con una muestra de programas y carteles.

http://nadieinquietomas.blogspot.com

http://artesanodelmiedonim.blogspot.com/

 

 

(Gentileza de Gustavo Leonel)

 

Programa teatral barcelonés de El Agujerito de Luis Peñafiel e interpretada por Narciso Ibañez Serrador.

Programa barcelonés de Aprobado en inocencia de Luís Peñafiel interpretada por Narciso Ibañez Serrador.

Cartel de la reposición.

Raro cartel español.

Y finalmente este reciente cartel, bastante horrible, por cierto pero... ¿Alguien me puede decir que significa eso de "ahora por primera vez la obra maestra del genio del terror tal y como fue creada"? ¿Existe una versión extendida o distinta a la exhibida?

 

 

 

 

 

Programa de cine español.

About these ads
Categorías:Fantaterror, Homenajes
  1. franchesk
    26 julio 2010 en 10:51

    (espero acceder pronto a vuestra obra, Gustavo y Leandro, promete! Narciso era un titán!) el cartel último de “¿QUIÉN PUEDE…?” corresponde a un reestreno del 97, lo he chequeado en la web del Ministerio. En cuanto a las duraciones, igual la censura le metió algún tajo en su momento, o también puede que tenga que ver con el tema del idioma (juraría que a algún iluminado se le ocurrió doblarla enterita para el estreno)

  2. 26 julio 2010 en 12:28

    Thank you for the sensible critique. Me & my neighbour were preparing to do some research about that. We got a good book on that matter from our local library and most books where not as influensive as your information. I am very glad to see such information which I was searching for a long time.

  1. 20 octubre 2012 en 8:06
  2. 20 octubre 2012 en 2:06
  3. 27 julio 2010 en 12:24

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.103 seguidores

%d personas les gusta esto: