Inicio > Action figure / Figuras, Fantaterror > Muere Vonetta McGee, icono del cine ‘blaxploitation’

Muere Vonetta McGee, icono del cine ‘blaxploitation’

Ahora que acaba de fallecer Vonetta McGee, adorable y racial co-protagonista de Drácula Negro (Blacula, 1972 William Crain) es un buen momento para recordar este film, ya que si hay una película que recuerdo perfectamente haber visto de bien pequeño en el cine y que me encantó, o sea, que me hizo pasar miedo, esa fue Drácula Negro. Cuanto me sorprendieron las cámaras lentas con las vampiras que venian corriendo hacia tí, armadas de unos dientes super poderosos que destacaban por el color de piel, y otra cosa que me  llamó, y me llama todavía la atención ¡Que diablos!: el hecho de que, una vez no-muertos, la piel de los vampiros negros se volvía blanca. En fin… cosas de esas en las que te fijas  cuando eres del todo inocentón, casi casi como ahora.

Después supe que el film conoció una segunda parte que no se estrenó aquí,  y que vista posteriormente es algo que se hizo con buen criterio, ya que es bastante floja, a pesar de contar con Pam Grier, la actriz que Tarantino se encargo de poner en circulación de nuevo con Jackie Brown (1997). En todo caso, el vampiro Blaxploitation (este término también lo supe después) y su mundo setentero a ritmo de funk  era del todo exótico y pintoresco.

El argumento, pillado algo por los pelos, era de esos que nos creemos porque somos buenas personas. Al igual que nos creimos el fantástico punto de partida de Kung-Fu contra los 7 vampiros de oro (The Leyend of the 7 Golden Vampires, 1974, Roy Ward Baker y Cheh Chang), otra de esas pelis de vampiros exóticos bien hecha, perfecta coproducción mezcla de artes marciales (gentileza de Shaw Brothers) y terror a la inglesa (gentileza de Hammer Films).

Pero no divago más, que me pierdo: Hablamos de Drácula Negro, una de las más aprovechables del denominado cine Blaxploitation, vertiente cinematográfica de los años setenta  dirigida a los afroamericanos en plena época de reivindicación del poder negro, nada nuevo si se tiene en cuenta de que desde el cine mudo se han rodado películas para exhibir exclusivamente a los negros americanos (westerns, comedias, dramas, musicales … “all colored cast”) .En esta vertiente setentera, la  producción se centró sobre todo en cine policiaco y de aventuras, dando memorables obras  como Shaft (1971, Gordon Parks) y su segunda parte Shaft en Africa (Shaft in Africa, 1973 John Gillermin), Super Fly (1972, Gordon Parks), Dolemite (1975, D’Urville Martin),  y las de super mujeres como Cleopatra Jones (1973, Jack Starrett), Cleopatra Jones and the Casino of Gold (1975 Charles Bail) y Foxy Brown (1974, Jack Hill) por poner algunos buenos ejemplos. 

Pero desde luego es  la vertiente terrorífica la parte más bizarra de la moda,  con versiones de Jeckyll & Hyde en las que el negro se transforma en blanco (Dr. Black & Mr. Hyde, 1976 William Crain);  Blackenstein (1973, William A. Levey) ustedes ya se imaginan…Sugar Hill (1974, Paul Maslansky) con zombies en la tradición vudú; Abby (1974, William Girdler), la versión Blaxploitation de El Exorcista  que contó con el propio William Marshall, actor que incorporó al vampiro en la que sin duda queda como el mejor título Blaxploitation de terror:  Blácula, que es de la que estoy intentando hablarles.

Ahora me centro:

El argumento es más o menos el de siempre (tan trillado en films sobre la momia): Principe africano (esa es la nota de color) enamorado de su princesa y vampirizado por el mismísimo Drácula, que siglos después vuelve de la tumba y ,en la tradición Martinez Soria de La Ciudad no es para mí,  se encuentra fuera de sitio en los barrios más enrrollados del Harlem de los 70, lo que da a algunas situaciones chuscas que ponen la nota de humor, sobre todo hoy. Pero se  encuentra con la reencarnación de su princesa y al final, no se sabe si por una cosa o por la otra, el vampiro se suicida exponiéndose a la radiación del sol. Pero… como ya sabemos lo justo para reaparecer en una segunda parte.

William Marshall, actor, director y cantante de ópera con ascendencia cherokee, realizó gran cantidad de TV apareciendo en series tan legendarias como Star Trek, Bonanza, Alfred Hitchcock Hour, Rawhide o The Man from U.N.C.L.E; interpretó  obras de teatro clásico,  musical y poco cine, siendo recordado sobre todo por interpretar a Blácula, papel al que aporta clase y elegancia, además de mucho salvajismo cuando se le acentuan las patillas. El actor se adelantó a Vonetta McGee, ya que falleció en 2003.

Vonetta McGee falleció el pasado 9 de julio y  tuvo una profusa carrera que curiosamente se inicia en Italia a finales de los sesenta y que le llevó a muchas series de televisión e intervenciones en el cine, destancando en Hammer (1972, Bruce D. Clark), Shaft in Africa (1973, John Guillermin) Licencia para matar (The Eiger Sanction, 1975 Clint Eastwood)o incluso Repo Man (1984, Alex Cox) donde tiene una pequeña intervención, pero sin duda  también es por su papel en Blácula por la que los fans del fantástico (y del cine en definitiva) la recordamos y la recordaremos: exótica, fresca, dulce y guapa. 

Ahora les dejo con una muestra de cartelismo del film, además  de la preciosa figura (provista de tres cabezas distintas intercambiables) realizada por Amok Time que lleva largo tiempo en preparación.

      

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.077 seguidores

%d personas les gusta esto: