Inicio > Fantaterror, Homenajes > 50 Años de Obras Maestras del Terror:Narciso I y Narciso II se unen para dar miedo. Por Gustavo Leonel Mendoza.

50 Años de Obras Maestras del Terror:Narciso I y Narciso II se unen para dar miedo. Por Gustavo Leonel Mendoza.

Ya publicado anteriormente de forma abreviada en el blog Escribiendo cine, sirva este extenso artículo sobre la película argentina favorita de Gustavo Leonel Mendoza, Obras Maestras del terror, como complemento a las entrevistas concedidas a este, su humilde blog por los dos artífices de sendos homenajes al actor, director, guionesta…Narciso Ibañez Menta: Gustavo Leonel con el documental Nadie inquietó más y Leandro D’Ambrosio con el libro El artesano del miedo: Narciso Ibañez Menta.

Y sirva también este artículo para ir abriendo boca para la edición especial del film reseñado que está preparando Leonel,  y que de ir todo bien saldrá a la venta a fin de año.

 Locutor: -Edgar Allan Poe, se adelantó con pasos de gigante, al movimiento literario de su país y de su época. Fue genial como poeta y genial como escritor. Y aunando ambos talentos, creó un género que lo hizo inmortalmente famoso. En ese género, nos hemos inspirado para ofrecer estas historias, tratando de conservar en ellas, la esencia del hechizo y de la naturaleza, en su misterio y en su horror.”

Por Gustavo Leonel Mendoza:

Recientemente ha cumplido 50 años el magistral film de horror y suspenso Psicosis (Psycho), del querido Alfred Hitchcock. Otro gran film también está cumpliendo medio siglo.

Se trata de “Obras maestras del terror”, film argentino de la productora “General Belgrano”, dirigido por el prolífico Enrique Carreras, que fuera estrenado en Buenos Aires el 28 de julio de 1960, en el desaparecido cine “Hindú”.

Esta obra ha generado varias polémicas, muchos dicen que no fue filmada por Carreras, sino por los dos Narcisos que actúan en él. Narciso Sr. (Narciso Ibáñez Menta) y Narciso Jr. (Chicho Ibáñez Serrador).

Y si existe la polémica, es por el tipo de tratamiento cinematográfico de este film, que no tiene la calidad formal del resto de la filmografía de Carreras. La mano de los Narcisos está presente sin dudas, ya que ellos habían adaptado para la televisión argentina, varias obras televisivas de Poe en el año 1959.

El guión de esta película fue adaptado por Luis Peñafiel, seudónimo del hijo de Narciso, Chicho Serrador. Basado en 3 cuentos del “maestro de maestro de maestros”, Edgar Allan Poe. Precisamente “El corazón delator”, “El tonel de amontillado” y “El extraño caso del Sr. Valdemar”.

En el año 1996, tuve la fortuna de comunicarme de manera telefónica y grabarlo por teléfono a Narciso Ibáñez Menta, para un documental llamado “Terror en el cine argentino”. Le pregunté quién había realizado Obras Maestras del Terror. Narciso no me contestaba y a la  vez, me dice :-“Bueno, en realidad, la dirigimos un poco entre los dos, porque yo había dirigido toda la serie en Canal 7. La dirigí yo, porque no solo soy actor, también soy director”…

En el año 1997, gracias a mi amigo y maestro de cine José Martínez Suárez, me hace el contacto para conocerlo personalmente, precisamente en el Festival de Cine de Mar del Plata, donde al asturiano le brindaban un homenaje a su carrera, proyectando “La bestia debe morir”, film que pude ver en 35 mm  a pocos metros del artesano del terror. Luego fui al hall de su hotel, conversamos y le hice otra entrevista, mucha gente se le acercaba y lo saludaba. Todos le decían: -¡El miedo que me hizo pasar!

Mientras el agradecía y se sacaba fotos con los fans. Otro fan, precisamente yo, quería agradecerle tantas alegrías y temores disfrutados a causa de su obra, le obsequié el afiche de la película de la que estamos hablando, además de hacerle firmar un autógrafo porque soy un gran cholulo (risas).

Narciso Ibañez Menta firmando un afiche del film.

Narciso: -¡Esto no lo tengo!

En el año 2007, viajo a Madrid, España, para hacer la entrevista de mi vida, filmar a Chicho Ibáñez Serrador  para el documental sobre su padre, “Nadie Inquietó Más”. Allí le pregunté quién había dirigido la película.

El genial uruguayo me miraba sorprendido: -“Pues, no me acuerdo”. Era su respuesta.

Desconozco si realmente no se acordaba o no quería decir que fueron ellos los que tomaron el mando de la película, cuando es tan notorio observar en los 3 capítulos, tan diferenciados en puesta cinematográfica, de lo que vemos que estructura el film, cuando Mercedes Carreras  está caracterizada como una mucama que lee “Obras Maestras del Terror”, del creador de “El cuervo”.

Lo importante no es saber quién hizo o no esta película. Es verla. Es disfrutar cada momento de Narciso junto a su hijo, haciendo papeles totalmente diferentes, tan propio de él.  La película cuenta las siguientes historias:

El tonel de amontillado

“Samivet”, un vinatero amargado y pegado a su trabajo, el vino, está casado con la hermosa Inés Moreno, que aburrida de un pueblo en el que sólo hay trabajo y más trabajo, la única satisfacción es una fiesta anual de la vid.

Allí irrumpe Carlos Estrada, en el papel de “Maurice Fralpont”, un buhonero que vende collares y telas. El recién llegado le pide hospedaje y lo recibe en su bodega, la propiedad más importante del pueblo. La mujer de Samivet instantáneamente se enamora  por las palabras llenas de pasión, amor y aventura del amante.

Narciso, celoso, le ofrecerá a Carlos Estrada, el mejor vino de la fruta mas dulce, la venganza, que según él, es un vino que se toma frío…

El caso del Sr. Valdemar

Narciso es un doctor (Eckstrom), que investiga con el magnetismo animal (el mesmerismo), logrando sólo risas y desprecio de sus colegas científicos, porque con su mente duerme gallinas. Se anima hipnotizando a una joven demente, que había golpeado a su hermanito y le habría provocado la muerte. Narciso la magnetiza y la cura, ella al otro día entiende que asesinó a su hermanito y se golpea la cabeza hasta morir. El doctor es despreciado por la cúpula médica y se encierra en su mansión.

Ekstrom sigue investigando. Su meta es ir más allá y dormir a una persona en estado terminal y así engañar a la muerte. Se lo cuenta a su estudiante Valdemar, que entre toses, le dice que está a punto de morir  a causa de una enfermedad terminal.  Le pide que experimente con él, magnetizándolo cuando esté por cruzar la línea de la vida y de la muerte y así prolongar su existencia. El Dr. Eckstrom lo mantiene vivo dentro de una falsa vida. El desenlace es el peor.

El corazón delator

Narciso es “Thorborn”, un muy feo avaro relojero con sólo un ojo bueno. Atiende mal a los clientes y siempre cobra de más. No quiere a los niños que juegan en su puerta y es un solitario gruñón. Hasta que llega su joven sobrino Sidney (genial su hijo Chicho, en un papel memorable), quién le pide cobijo, trabajo y comida. Narciso lo recibe a regañadientes, aunque lo acepta porque viene recomendado por un familiar.

Sidney es encantador y quiere a los niños, ha fijado una amistad con Toby, un pequeño cojo de una pierna al que le da su desayuno por las mañanas, leche fresca.

Luego en la cena, el relojero le cuenta a su sobrino si se toma la leche que le deja por las mañanas. Sidney dice que no, que se la da a su amigo Toby. Thorborn le dice que ahora puede ahorrar esa leche, porque su amiguito ya no la va a tomar más, ha muerto.

Por la madrugada, Narciso cuenta las monedas que ahorra, escucha ruidos y es Sidney, quién se acerca a su tío. Le cuenta que está sufriendo  a causa de ese ojo, ese ojo que no sirve. El relojero se da cuenta que no es su sobrino. El falso Sidney lo mata ahogándolo con la almohada.

Al otro día la policía entra a la relojería. Chicho frente a los agentes, no puede tolerar el golpeteo cardíaco de su víctima enterrada y estalla en gritos histéricos…

Esta película  llegó a los Estados Unidos de Norteamérica en 1960/61. La vio nada más ni nada menos que Roger Corman que, copiando a los Narcisos y a Carreras, realiza el film del año 1961 “House of Usher”, junto al “narcisesco” Vincent Price. Más adelante haría toda una saga de adaptaciones de Poe.

Narciso me dijo por esto: -Y ni una línea de agradecimiento…

En el año 1963, el productor Jack Harris adquiere “Obras maestras del terror” y la dobla al idioma de Shakespeare, haciendo dos películas, “Master of horror” y “Legend of horror”.

En 1964, y para la televisión española, Chicho Serrador crearía las “Historias para no dormir”, basadas en la experiencia argentina de las adaptaciones de Poe.

Este magnífico film por suerte se consigue y se ha editado en DVD.

El 11 de julio de 2010  fue proyectada en el Museo Malba. Dice en su sitio web: “El negativo original de este film se ha perdido. La copia que se exhibe fue rescatada por la Filmoteca Buenos Aires y es, hasta donde se sabe, la única que existe en Argentina completa y en buen estado”.

“Locutor: -Hemos elegido estas tres historias, por ser distintas entre sí. No por ser las mejores, pues cualquiera de los cuentos del gran poeta, merece el título de “Obras maestras del Terror”

Mercedes Carreras: -Y pensar que hay gente que se asusta con estas cosas…

¡AAAAAAY!”

Ya solo  resta desde aquí dar la gracias a Gustavo Leonel por cedernos este estupendo artículo con todos sus documentos gráficos. Es todo un honor poder contar con él en este Proyecto Naschy. 

About these ads
Categorías:Fantaterror, Homenajes
  1. Gustavo Leonel Mendoza
    27 julio 2010 en 5:06 | #1

    El agradecido soy yo.
    Y no son un blog humilde, che!
    JAJA

    Abrazo,

  1. 15 septiembre 2010 en 11:28 | #1

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.077 seguidores

%d personas les gusta esto: