Archivo

Posts Tagged ‘Festival Terror’

FECINEMA: XI Festival Internacional de cinema negre de Manresa.

3 diciembre 2009 2 comentarios

Vaya festival más interesante organizaron en Manresa. Les cuento: se trataba de la edición número once del este  festival de cine negro. Un festival que poco a poco va compartiendo su oferta con una extensa  muestra de cine fantástico,  recibiendo bien calentitas las novedades más interesantes del reciente Sitges. De hecho uno de sus organizadores, Angel Sala, Plácido de honor en la edición de 2002, se pasó por algunas sesiones.

Fue imposible acaparar la extensa programación, así que nos centramos sobretodo en el fantástico y en retrospectivas interesantes que se proyectaron en pantalla grande pero, algunas de ellas en formato dvd. Unas retrospectivas que lamentáblemente gozaron de poca afluencia de público, una lástima teniendo en cuenta las bien acondicionadas salas y la exquisita atención que en todo momento recibió el público por parte de la organización.

El ramillete de films fantásticos incluyó la interesante Infestation (USA, 2009 Kyle Rankin); la correctísima  The Road (USA, 2009 John Hillcoat), basada en la novela de Cormac McCarthy de idéntico título, con un Vigo Mortensen en forma y una irreconocible Charlize Theron; la estupenda comedia desmadrada Zombieland (USA, 2009 Ruben Fleischer), que acertadamente fue programada tras la proyección de The Road, inyectando así sana diversión tras la sombría película apocalíptica; la desfasada Lesbian vampire killers (UK, 2009 Phil Claydon) que ya no pudimos terminar tras el gran chasco que nos supuso Paranormal Activity (USA, 2007 Oren Peli) de la que, la verdad, me abstengo de hablar, más que nada para no extrender el virus.

Afortunadamente hubo proyección golfa, en la que además del tradicional asesinato de  Antonio Busquets (en esta ocasión con la colaboración de Juanma Bajo Ulloa) se proyectó  Sukiyaki Western Django (Jap. 2007, Takeshi Miike).

La selección oficial de cine negro a competición contó con interesantes títulos, entre los que estaban: Bad Lieutenant: Port of Call New Orleans (USA, 2009 Werner Herzog);  El Lazo Blanco (Das Weisse Band, Ale./Aust./Fra./Ita. 2009, Michael Haneke) inquietante film premiado en Cannes; Film Noir (USA/Serbia, 2007 D. Judd Jones y Risto Topaloski), un film de animación que rinde homenaje al cine negro clásico; Si en la edición anterior la crónica negra estuvo presente con Arropiero, el vagabundo de la muerte (2008, Carles Balagué), este año contó con Les dues vides d’Andrés Rabadán (Esp. 2009 Ventura Durall) polémico film que narra los hechos protagonizados por Andrés Rabadán,  que además de tener afición por descarrilar trenes, recibió el apodo de “El asesino de la ballesta” tras asesinar a su padre con ese instrumento; Tenderness (USA, 2008 John Polson) , un film independiente que se ha beneficiado de la presencia en su reparto de Russell Crowe y Laura Dern. También ser proyectó Un Prophète (Fra./Ita. 2009 Jacques Audiard) que obtuvo el premio del jurado en el Festival de Cannes y que se alzó con el premio también en este Fecinema.

Los responsables de DDT

Hubo una selección de nueve cortos a concurso, obteniendo el galardón los once minutos de  Parking, de Jorge Molina.

El festival galárdonó con los premios Plácido de Honor al actor Jordi Dauder, al escritor y periodista Francisco González Ledesma y a la empresa de efectos especiales  DDT, que ya tienen un oscar por su trabajo en El Laberinto del Fauno (Esp. 2006, Guillermo del Toro), recogiendo el premio sus responsables Montser Ribé y David Martí.

Parte de la organización y los premiados.

  Asimismo se contó con una sección de actualidad, con cintas tan dispares como City of  Life and Death (China, 2009 Lu Chuan) y La mujer sin piano (Esp. 2009 Javier Rebollo).

Entre las varias retrospectivas del denominado Espai Placidoscope disfrutamos revisando: El joven Lincoln (Young Mr. Lincoln, USA, 1939 John Ford); Repulsion (Repulsión, UK, 1965 Roman Polanski); Tetsuo (Jap. 1989, Shinya Tsukamoto) y Foragidos (The Killers, USA, 1946 Robert Siodmak). 

Todo ello y muchas más actividades alrededor del festival hicieron que pasáramos unos dias del todo interesantes y que esperamos repetir el próximo año.

Otra de las actividades paralelas al festival: Cine Fira. Venta de películas, posters, discos y objetos de coleccionismo relacionados con el cine. Una bonita actividad previa al vermut.

 

 

 

Trailers de La Herencia Valdemar

3 diciembre 2009 Deja un comentario

Aquí estan los trailers y el making off de La Herencia Valdemar:

2º Trailer:

1er. Trailer:

Y presentación y  making off:

Y el 22 de enero la película.

Allí estaremos…

Categorías:Fantaterror, Paul Naschy

Nueva entrevista con Paul Naschy:”Nunca descanso en noches de luna llena”

1 diciembre 2009 Deja un comentario

GUILLERMO ABRIL – Madrid – 01/12/2009

 

Esta entrevista inédita se celebró a principios de octubre en Madrid.

Estaba como un niño. Hiperactivo, sonriente, conversador. Algo pálido. El actor, productor, director y guionista Jacinto Molina llegó por su propio pie en compañía de su mujer, Elvira, que no le quitaba un ojo de encima. Él se dedicó a hablar sobre sus proyectos presentes y futuros: le acababan de poner su nombre a una calle en Estepona (Málaga); en una semana se marchaba a Sitges a presentar su cómic Alaric de Marnac, que había ilustrado Javier Trujillo; y allí en Sitges, contó, se vería por primera vez el tráiler de La herencia de Valdemar, una película de José Luís Alemán, en la que interpreta uno de los papeles clave y que se estrenará en enero. Esta entrevista inédita se celebró a principios de octubre, en el hotel Princesa de Madrid. Se despidió diciendo: “Todo el mundo me llama Paul”. Paul Naschy.

 

 

 

    Paul Naschy

    A FONDO

    Nacimiento:
    06-09-1934
    Lugar:Madrid

Pregunta. Háblenos de La herencia de Valdemar. ¿Tiene algo que ver con su personaje Waldemar Daninsky, el mítico hombre lobo?

Respuesta. ¡Para nada! La película está inspirada en la H.P. Lovecraft. Y paradójicamente, en ella interpreto al bueno. Hasta tengo una conversación con Lovecraft y todo.

P. ¿En qué otros proyectos anda metido?

R. Estoy dando los últimos retoques a Empusa, la película que me ha hecho volver a la dirección, 30 años después. Escribí el guión hace un par de años y la estaba rodando Carlos Aured, pero, desgraciadamente, falleció en 2008. Entonces decidí volver a ponerme detrás de la cámara. Y empecé a rodarla casi desde el principio. Si todo va bien, de aquí a un mes estará lista.

P. ¿Será una vuelta a su cine más clásico?

R. Creo que sí. De niños fantasmas ya estoy harto. Esta película irá en la línea de El baile de los vampiros. Aparece Lilith, la madre primigenia. Y en ella, las mujeres vampiros dominan la tierra. Tienen forma de gaviotas. Es una película dura. Empusa es esa vuelta al cine de los sesenta y setenta. Lo que me encanta del cine fantástico es que sea tan artesanal, tan de ingenio.

P. ¿Qué le parece el cine fantástico de hoy?

R. Al cine de ahora le falla la magia, con todo hecho por ordenador. Recuerdo una vez, hace años, que queríamos rodar cómo unas ratas me saltaban encima. Y eran ratas de verdad. Me unté el cuerpo entero de grasa de caballo. ¡Y pegaban unos saltos! La gente me pregunta ahora que cómo lo hacíamos entonces… El nuevo hombre Lobo de Benicio del Toro sigue esta estela. Tiene buena pinta. Retoma el mito de Lon Chaney, mi antecesor. No sé si sabe que soy el actor que más veces ha interpretado al hombre lobo. He hecho 14 películas. Lon Chaney, ha sido el segundo, con siete.

P. ¡14 películas de hombre lobo! ¿De dónde nació esa pasión?

R. Recuerdo que lo vi en el cine de pequeño. A Lon Chaney. Y dije: quiero ser eso. El hombre lobo. Dentro de la galería de monstruos clásicos es el que mayor fascinación despierta. Mire la diferencia: si aparece Frankenstein por la calle, lía la de Dios. Igual que la momia. Pero al hombre lobo no lo reconoces. Puede ser cualquiera. Puede tener hijos, y una familia. Y él no quiere ser un monstruo. Es apasionante su doble personalidad. Es como Jekyll y Hyde, pero anterior. Y, además, no es perverso. De pequeño, me impactó esa idea: “Pero si él quiere ser bueno…”, pensaba. “Este pobre hombre, qué culpa tiene”. No sé si conoce la vieja frase: “Hasta un hombre de alma serena puede volverse lobo si el acónito florece y brilla la luna llena”. Una frase ancestral que ya se decía en los viejos tiempos.

P. ¿Cómo se tomaron su cine en los sesenta?

R. Empecé a hacer un cine sobre el que había poca base. Chocó con la mentalidad española de la época. En una ocasión, un productor me dijo: “¿Por qué no te dedicas a la comedia?”. Porque en aquella época todo el mundo hacía comedia. Y para sortear la censura, buscaba nombres exóticos y ambientaba las historias en el extranjero, aunque las rodara aquí. Pero a la postre, puedo decir que he vivido con dignidad. De lo que me ha gustado y he amado. Amo profundamente el cine fantástico.

P. ¿Siente que no se le ha reconocido lo suficiente?

R. He notado en España una evolución positiva hacia mi cine y hacia mí. Sobre todo en la gente joven. Y en el extranjero ha sido otra cosa. Recuerdo mi primer homenaje en Nueva York, en 1999. ¡Me vinieron a recoger en limusina al aeropuerto! Yo no me lo creía. Y me alojaron en uno de esos súper hoteles, el New Yorker. Nada más llegar me puse a firmar autógrafos. Tres horas seguidas. Al día siguiente, a las 11 de la mañana, otra vez. La gente hacía cola a la puerta. Si hasta me prepararon un tampón con mi firma para que no me cansara de escribir. A lo que voy: puedo decir que soy un hombre afortunado. Porque aquella primera vez en Nueva York estuve acompañado de mis hijos, mi mujer y mi padre.

P. Después de tantos años, ¿hay algo que le falte por hacer?

R. Nunca rodé un western y me hubiera gustado. Es mi gran pasión. Llegué a publicar cuatro novelas de joven, bajo el seudónimo de Jack Mith. De estas de sudor y sol, que tanto me gustan. Y tengo pendiente un proyecto con mi amigo Cristopher Lee. Estamos a ver si hacemos una película juntos. Sobre un Don Quijote viejo. Hace poco le dije, Cristopher, ahora que ya has hecho de todo, ¿qué te parece hacer de Don Quijote? La película se va a llamar Mi perro Aquiles. Ya tengo la idea. Se verá todo a través de los ojos de un perro. Tendremos que hacerla pronto, porque tiene 87 años. Aunque a él no le gusta hablar nada de su salud y de su edad.

P. Creo que anda en otro proyecto, más íntimo…

R. Sí, acabo de empezar a buscar localizaciones y rodar recursos para Crotón el grande. Es una película que sucede en la posguerra española. Trata de un circo ambulante. Y cuenta la historia de un forzudo de la época, ya sin fuerza, y de un payaso sin gracia. En su más absoluta miseria, se dedican a robar tumbas. Como siempre, estará escrita y dirigida por mí. En mi escritorio, siempre a mano y en cuartillas. Como Juan Palomo.

P. Parece muy activo. ¿No descansa?

R. Nunca descanso en noches de luna llena. Mientras el cuerpo aguante pretendo seguir en la brecha.

http://www.elpais.com/articulo/cultura/descanso/noches/luna/llena/elpepucul/20091201elpepucul_10/Tes

Categorías:Fantaterror, Paul Naschy

La herencia Valdemar se acerca y los medios se hacen eco “descubriendo” a Paul Naschy

29 noviembre 2009 Deja un comentario

Parece que los medios generalistas comienzan a percibir lo que sus fans siempre hemos reivindicado. Bienvenidos sean, siempre apuntándose a la última y aunque hayamos tenido que poner ante vuestras narices lo que desde fanzines, blogs y páginas web clama al cielo (o al infierno) desde ya hace taaaaantos años. De momento reproducimos una entrevista con Paul Naschy publicada en La Razón y un artículo de opinión, además de el poster definitivo de La Herencia Valdemar, por  gentileza este último de Scifiworld.

  • Foto
  • Paul Naschy, en «La herencia Valdemar», una cinta que llega a los cines el 22 de enero Paul Naschy: «Mi cine me ha dado la razón»

    Paul Naschy, en «La herencia Valdemar», una cinta que llega a los cines el 22 de enero

     Director, actor y productor

    Paul Naschy: «Mi cine me ha dado la razón»

    El maestro del terror vuelve a las salas como actor en una superproducción española inspirada en los relatos de Lovecraft, «La herencia Valdemar». «Aún me quedan muchas gargantas por morder», dice a sus 75 años 28 Noviembre 09 – Miguel Ayanz – Madrid

    •  Cae la noche. La vieja mansión, en lo alto de la colina, oculta secretos. Las nubes descubren una luna redonda y brillante que presagia maldiciones. Algo crepita, algo sale de una tumba… Podría contarles la historia de «La herencia Valdemar», el último grito del cine de terror patrio, inspirado en el universo de H. P. Lovecraft y rodado con 13 millones de euros por el debutante José Luis Alemán. Explicar que no ha tenido subvención pública alguna ni miedo a meterse en una ambiciosa aventura a lo Peter Jackson: ha rodado del tirón el filme y su continuación. O que cuenta además con un reparto de miedo: Silvia Abascal, Óscar Jaenada, Laia Marull, Eusebio Poncela… Pero el arranque de este artículo pretende ser un humilde homenaje a otro de los protagonistas del filme, Paul Naschy, un nombre que lo es todo en el género y que no necesita presentación. El «Lon Chaney» español, director, actor y productor de culto, «un cineasta de raza» en sus propias palabras, recibió a LA RAZÓN entusiasmado con esta cinta, la número 130 de su carrera. A sus 75 años, vive un gran momento de reconocimiento, pero la salud no lo acompaña. Aun así, y pese a los consejos de quienes le quieren, se empeña en acceder a esta entrevista. Lo hace consciente de que es un hombre «popular, que no populachero». Y de que «la profesión implica todo esto. Yo soy un profesional».
      -Lovecraft y Paul Naschy. Dos maestros del terror. ¿Era necesaria esta reunión?
      -Hombre, es evidente. Y estar en una película que ha costado una barbaridad y que la hace un señor solo, sin subvenciones, que expone su capital… Eso ya merece un respeto. Además hago un papel que a la gente le va a sorprender: se llama Gervás, es un mayordomo fiel,que se da cuenta de la amenaza, aunque su amo no es consciente de lo que ocurre. Lucha, se desespera y trata de proteger a la familia.
      –Es una película de corte clásico, casi romántico. No es el tipo de terror que se ve últimamente…
      –No, aquí no hay gore. Su mejor baza, para quien sepa verlo, es su romaticismo. Una cinta hermosa. 
      –¿Habría que romper con la oleada del otro tipo de terror?
      –Sí, con el visceral y sin ningún sentido. Era necesario volver a las fuentes primigenias de las que yo bebí y con las que hice una obra, sin vanidades, muy importante y que ha trascendido al mundo entero. Volver a los clásicos, a un ambiente que se ha perdido. Este chico tenía una historia y yo estoy orgulloso de que las dos películas estén en mi filmografía. Estoy viviendo un «revival» impresionante. La juventud se ha revuelto y ha dicho: este señor lo hacía de puta madre. Me han puesto una calle en Estepona, y en Toledo me han homenajeado con una escultura de dos toneladas.
      –Además, es gente joven la que le reivindica ahora…
      –Sí. Y van a salir ocho películas mías de las antiguas, son una belleza, vistas ahora. El lanzamiento, en alta definición, está supercuidado.
      –¿Ha envejecido bien su obra?
      –Estupendamente. No lo digo por vanidad, es una realidad que está ahí: llevo 43 años de profesión, algunas cintas de aquellos años ya se pierden en el tiempo. Y En EE UU no paran de sacarlas. También en Europa. Y en España, que era una asignatura pendiente, se está reivindicando hasta extremos que yo, honradamente no esperaba.
       –¿Hacer películas de ese género en España es llorar?
      –Francamente, sí. Pero a la vez, si yo hubiera sido un actor, un cineasta al uso, no habría estado donde estoy de ninguna manera. El cine fantástico me ha permitido traspasar todas las fronteras y ser hoy imprescindible para el género.
      –Además, ha seguido trabajando: ha formado parte del resurgir del cine de terror en España…
      –Sí, y a veces ha sido cine muy malo el que se ha hecho. Por eso, que mis películas tengan esta vigencia es por algo.
      –¿Qué vicios aquejan al cine de terror? ¿Por qué abundan las malas cintas?
      –Hay algo que todos estos autores han olvidado: los argumentos. Hay que contar bien la historia y tener ideas originales. Eso no abunda. Yo me he mantenido fiel a mis principios. Creí siempre que había que hacer cine exportable. Busqué, y bien que me ha ido, los mercados internacionales.
      –¿Le gusta que le llamen «director de culto» o «maestro»?
      –A quién no. Hay reconocimientos en EE UU, en Alemania. Acaba de publicarse mi biografía en Japón… Pero donde más seguidores tengo es en EE UU.
      –¿Ha tenido que jugarse a menudo su dinero y tirar para adelante haciéndolo todo?
      –Sí claro. Mi cine, creo yo, me ha dado la razón. Ahora, todas estas ediciones y libro indican que tu vida está plena. He logrado satisfacción, y eso tan importante para una persona como es estar ahí. Tuve una época en la que me dieron por todos los lados. Se portaron muy mal conmigo. Y ahora están muy calladitos. Una mala opinión sobre mí y les saltan siete a la yugular. Están pasando cosas que justifican mi vida. Me doy cuenta, de corazón, de que he triunfado. Lo he pasado muy mal, he tenido muchos enemigos. Y es curioso porque son enemistades más personales que con el cineasta. Pero la vida, como las monedas, da muchas vueltas. Además hay otra cosa: voy a ser abuelo.
      –Enhorabuena, ¿será su primer nieto o nieta?
      –Sí, mi hijo me va a dar una nieta que llamará Paula. Lo ha hecho como homenaje a Paul Naschy.
      –Ha sido Paul toda la vida. ¿Dónde queda Jacinto Molina? ¿Alguien le sigue llamando así?
      –Sí, en la familia. Me gusta porque, de alguna manera soy dos.
      –¿Hay diferencias entre ambos?
      –(Después de pensar mucho la respuesta). Sí, las hay. El hecho de que un nombre tenga esa trascendencia… A veces, cuando recibo cartas del extranjero, fotos, autógrafos que me piden… Hasta ahora no le daba importancia. Ahora ya sí. Me doy cuenta de la cantidad de personas que se han alimentado de mi cine, que tiene una cosa primordial: es divertido, entretiene.
      –¿Echa de menos eso en el cine de terror actual?
      –Sobre todo, ha perdido romanticismo, ese que tenían las películas de Universal, con los gradísimos monstruos, Boris Karloff, Lon Chaney, Christopher Lee, que ha hecho el prólogo, muy cariñoso, del libro sobre mí. Me preguntaron quién quería que escribiese y lo tuve claro. Él y yo somos los dos que quedamos. Es un señor, un caballero, le quiero mucho, de hecho teníamos un proyecto juntos: una película para cerrar las dos filmografías.
      –¿Qué rodaje recuerda con cariño, en cuál se lo pasó mejor?
      –Hombre, queda en general la satisfacción de que lo estás haciendo tú. Cuando ha salido este nuevo lanzamiento de DVD, tan perfecto, he visto que ni yo mismo fui consciente de lo que estaba haciendo. El otro día vi «Inquisición» con mi hijo y me decía: «Pero Papá, qué pedazo de película, hoy en día no se podría hacer». Yo mismo estaba deslumbrado. Da muchas satisfacciones pensar que todo eso lo has hecho tú. Sobre todo cuando has estado tan solo en tu país.
      –¿Le ha temido más a los vampiros o a los productores?
      –Ja ja ja… A los productores. Los otros sólo existen en la ficción, y ellos están ahí. No sé cómo, he logrado una obra importante sin tener ni una sola subvención.
      –Una máxima de los productores de Hollywood es «nunca pongas dinero de tu bolsillo». ¿Es una forma cínica de ver el negocio?
      –Sí, quizás, pero es una realidad. Yo lo he puesto. Me he arriesgado. No en todas, claro. Y ha salido bien. En un momento como éste no hago más que recibir satisfacciones.
      Y «La herencia Valdemar» seguramente le proporcionará algunas más. Nos despedimos y le deseo lo mejor. Con una sonrisa lobuna, me regala un colofón para la entrevista: «Aún me quedan muchas gargantas que morder».

     La huella del hombre lobo
    Cuenta el actor que a Waldemar Daninsky, el hombre lobo que interpretó hasta en nueve películas, «le debo todo. Es evidente que sin Waldemar no sería Paul Naschy. Waldemar ya es una leyenda, tiene un peso específico tremendo para los aficionados». Recuerda el actor que hay incluso una novela gráfica, con dibujos de Trujillo, «que se está vendiendo muchísimo». Y vuelve al hombre lobo: «Está claro que entre los grandes mitos del cine fantástico está Waldemar Daninsky».

    http://www.larazon.es/noticia/paul-naschy-mi-cine-me-ha-dado-la-razon#

    Jorge BERLANGA

    Jorgeberlanga-noticia

    El Lon Chaney español

    28 Noviembre 09
    •  Mientras en España Paul Naschy era considerado un actor y director de subgéneros, en EE UU era toda una celebridad, al que entregaban premios, dedicaban artículos y hasta tesis doctorales. Claro que la crítica de la época, preocupada por el mensaje, el análisis estructuralista y otras profundas sandeces, no tenía tiempo para apreciar las películas de terror hechas con cuatro duros y sin subvención, que sin embargo contaban con un público fiel («La noche de Walpurgis» fue un éxito de taquilla cercano al de «El vecino del quinto»).
      ¡Aquellas deliciosas tardes en salas de sesión continua, donde disfrutábamos con don Jacinto Molina haciendo de vampiro, de licántropo, de momia o de jorobado! Tuvo que ser la modernidad de los años 80 y 90, con su afición hacia la cultura popular marginal quien reivindicara a Naschy como cineasta de culto, un maestro de los horrores, el Lon Chaney español, con su afición para caracterizarse en todo tipo de personajes. Un tipo que se lo guisaba todo solo. Escribía, dirigía, actuaba, se maquillaba y se batía el cobre para distribuir sus películas tanto aquí como en el extranjero. Un monstruo total. Aunque con los sofisticados medios actuales pudieran parecernos sus máscaras un tanto cutres, su hirsuta encarnación de Waldemar Daninsky, el hombre lobo protagonista de varios de sus títulos, es ya un icono de la Historia de nuestro cine y una referencia en la imaginería freak de las últimas décadas. Con una filmografía larga como la eternidad de un vampiro, Molina resucitó de sus cenizas de mano de jóvenes fans, volviendo al terror con películas como «School Killer» o «Rojo sangre», y disfrutando de un prestigio vencedor de negros presagios continua su carrera, que nunca llegó a abandonar, mientras esperamos el estremecimiento de su último trabajo. Con el mordisco de Naschy.
    • http://www.larazon.es/noticia/el-lon-chaney-espanol

     

    Categorías:Fantaterror, Paul Naschy

    Crónica de un festival anunciado: Molins 2009

    10 noviembre 2009 Deja un comentario

    Viernes 6, seis de la tarde, bajo en la estación de Molins de Rei después de haberme equivocado de tren y verme en la obligación de hacer cambio en Hospitalet. molins-070b (1)Un reguero de carteles dirige mis pasos inexpertos de periodista diletante y descubro que el Baix Llobregat esconde sorpresas para aquellos que además de adictos al fantaterror somos coleccionistas de bizarrías casposas con el característico olor a naftalina de las cosas de otro mundo y otro tiempo.

    Es una tarde de otoño que ya parece noche de invierno y, trepando por calles empinadas, mis ojos se tropiezan con la silueta del Teatro La Peni.  Este caserón situado en la Plaça Mercé Rodoreda nació en 1875 como Escuela Dominical de Niños para convertirse inmediatamente en Juventud Católica (en 1879) y en 1917 iniciar la representación de Els Pastorets en el pequeño escenario.  De tan piadosas funciones a sede del Festival de Terror y Gore.  Molins 047Este edificio modernista me hace sentir como los protagonistas de alguna película hitchcockiana y me pregunto cuándo van a aparecer Norman Bates y sus pájaros.

    Me equivoco.  Aquí en Molins las gentes todavía tienen el temperamento pacífico y abierto que ya se ha perdido en la urbe.  En el vestíbulo me saludan las caricaturas en blanco y negro de niños terroríficos que han sido ilustrados por Dkillerpanda, una exposición creada exclusivamente para este festival. Aunque llego antes de hora no dudan en hacer venir de su casa a la responsable de prensa y con mi flamante acreditación me encamino hacia la calle Molí 1-C.  También esta vez abren antes de hora por mí; decididamente esto no ocurre en la gran ciudad.

    En el acogedor Bar Baretxu molins-0801b (1)Molins 077están exhibidos los carteles finalistas del I concurso de Carteles del festival. La responsable de cocina me deja tomar fotografías, la próxima vez que vaya he de hacerle los honores sucumbiendo a la apetitosa tentación de esas crêpes cuyo aroma me persigue mientras regreso a La Peni.

    “Jo ja estic cagat de por”, exclama un niño viendo la decoración del escenario: un improvisado cementerio en el que destacan las tumbas de Michael Jackson y José Luis López Váquezmolins-003bmolins-007b;  tampoco deja de sorprender la cruz a Servicaixa. El cine de género también puede ser crítico como aquel cine comprometido tan en boga en los 60 y con el que se llenan la boca algunos progres por reciclar.  Una joven está poniendo los distintivos a las butacas que habrá de ocupar el jurado del VIII Concurso de cortos de cine de terror y gore formado por nombres de prestigio: Cristina Campos, directora de casting de REC2; Haritz Zubillaga, director de cine ganador del concurso de cortos de la pasada edición; Lucina Gil, actriz y directora que ha participado en films como La Carta Esférica de Imanol Uribe; Jimmy Barnatán, actor, músico y escritor al que hemos visto en El día de la bestia entre otras; Xavier Rubí director de márketing estratégico de Vertice Cine; y, nuestra estrella, Ari Lehman, el Jason original. Mi carpeta de autógrafos se irá más abultada y con una pieza de relumbrón.

    Salgo de la platea y del teatro y me encamino a la pista donde más tarde FIRSTJASONmolins-021 (1), el grupo de Ari Lehman, ofrecerá su concierto.  Allí está nuestro Jason ensayando.  Juegos de luces infernales y fantasmagóricos arropan sus notas salvajes de rockeros duros. molins-044 Y veo como un joven se acerca al escenario con su violín: es Jordi Montero que me hará de traductor para pedirle a Ari un  autógrafo.  La noche anterior ha hablado con el actor-músico entre las cervezas que sirven en el hotel de sus padres donde se hospeda la estrella y Ari Lehman le ha invitado a actuar junto a él.  Me lo cuenta con ojos brillantes y yo tomo buena nota de esta primicia de una sorpresa no anunciada que me habrá de compensar de haber tenido que abandonar La Peni el sábado sin llegar a saber cuál ha sido este año la película sorpresa.

    Sábado 7, ocho de la tarde, una multitud se concentra frente al teatro a pesar del frío y de la retransmisión del Barça-Mallorca que deja vacíos los restaurantes (eso será una ventaja luego cuando me coma una buena torrada de morcilla y chistorra).  Todos van bien equipados, pertrechados de mantas, palomitas, almohadas, bebida y tabaco. La noche va a ser terroríficamente larga para la mayoría.  A estos espectadores potenciales no parece importarles que aquí los horarios sólo sean aproximados.  El tiempo de espera y la falta de puntualidad es lo único que un urbanita estresado puede poner como pero a una organización impecable con Albert Galera al frente, a quien debemos el artículo de presentación de los niños en el género de terror que cierra el cuidado programa de mano.

    Y yo marcharé con el último plano de Grace impregnando mis retinas.  Mis pies se perderán por las calles desiertas de un Molins de madrugada y casi espero que me asalte una pandilla de niños vengadores contra la tiranía de los adultos.  Como aquellos que aparecen en el corto de homenaje dirigido para este festival por Paco Ruiz, todo él rodado íntegramente en el propio Molins de Rei.

    Si las criaturas de la noche tienen a bien concedérmelo, el año que viene yo también vendré con una mochila repleta de palomitas y el ánimo dispuesto a gosaaaaaaarrr.Molins 057

    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 1.077 seguidores

    %d personas les gusta esto: